Assetjament i enderrocament

Acoso y derribo

Vienen encajando últimamente muy mal las críticas los concejales socialistas del Ayuntamiento de Riba-roja y aún las encaja peor su Alcalde Robert Raga. Acusaciones sobre ‘pinzas’, técnicas de ‘acoso y derribo a la izquierda’, o simplemente llamarnos constantemente ‘mentirosos’ se han convertido en el día a día de los plenos municipales.

Roberto Raga dice: “Estáis practicando una estrategia de acoso y derribo a este gobierno”

En el pasado Pleno, el Alcalde nos dijo que estábamos haciendo una oposición como nunca nadie había hecho antes. Lo vamos a tomar como un cumplido, pues dedicamos mucho tiempo a ello: estudio concienzudo de todas las resoluciones de alcaldía, repaso de actas de la Junta de Gobierno, petición de contratos realizados y de pliegos de contratación, entrevistas con funcionarios… una ardua tarea que realmente no se había hecho antes. Lamentablemente el PSOE con sus 7 o sus 9 concejales en anteriores legislaturas no se dedicó en ningún momento a fiscalizar la labor del gobierno del PP, y mira que ese gobierno daba para un máster en investigación. Lejos de ello, el PP vivió a sus anchas y más allá de las broncas que pudieran tener en el Pleno el anterior y el actual Alcalde, poco recordaremos de la labor de oposición de ese grupo político.

El Alcalde, Roberto Raga, dijo que estábamos haciendo una oposición como nunca nadie había hecho antes. Lo vamos a tomar como un cumplido.

Una cosa sí que tiene razón Raga, estamos realizando una labor de acoso y derribo constante, pero no contra el gobierno municipal, ni contra su persona como dice él, sino contra las viejas políticas que realiza su gobierno, contra los incumplimientos del Pacto de l’Ateneu y contra las falsedades. Ahí sí que nos tiene en contra y no le vamos a dejar de acosar.

Si no abre los contratos a la libre concurrencia, si nos traiciona nombrando cargos a dedo cuando habíamos pactado que no los habría, si nombra a un amigo asesor legal municipal y le otorga la representación jurídica del ayuntamiento, si tramita un nuevo PAI en Porxinos, si llama a cuatro para que pujen por el campo de tiro y sólo se presenta uno y lo gana, si se deja llevar por su enemistad contra el anterior jefe de policía para no readmitirlo en su puesto de trabajo, si actúa de forma partidaria en los plenos copiando lo que hacía antes Tarazona, si hace todo eso, tendrá nuestra respuesta de ACOSO Y DERRIBO a esas políticas. Pero, si sin embargo pretende cumplir el Pacte de l’Ateneu, si se dispone a realizar el necesario rescate ciudadano y si quiere por fin declarar Porxinos paraje natural, nos tendrá al lado como sus más fieles y leales compañeros de pacto. De él depende.

2 comentarios sobre “Acoso y derribo”

  1. Como votante de Podemos, y desde el desconocimiento de alguien que no está en la política, la verdad es que estoy bastante decepcionado con el rumbo que están tomando las cosas, no solo a nivel local, sino también nacional.

    Creo que hay que dialogar mas y discutir/pelear menos.

    Entiendo que los gobiernos y políticos de “la vieja guardia” están acostumbrados a una forma de gobernar que hay que cambiar, pero sinceramente pienso que este clima de enfrentamiento constante y de estar “en las trincheras” no ayuda.

    El clima político y el sentir de la sociedad (desde mi punto de vista alejado de la vida política) es de hartazgo, cansancio y crispación, y creo también que es deber de nuestros representantes ser mas conciliadores y dar ejemplo de que podemos entendernos, máxime a las puertas de unas elecciones generales.

    Está bien llamar la atención sobre políticas equivocadas y está bien corregir al gobierno cuando se sale de tiesto, pero pienso que es una equivocación llamar la atención precisamente sobre el enfrentamiento y la crispación, especialmente cuando, como en este caso, se es socio de dicho gobierno.

    Entiendo que el deber de la nueva política no debe ser solo enfrentarse a las viejas políticas, sino hacer una labor pedagógica sobre el buen gobierno, tratando de resolver las cosas por las buenas y hacer alarde de los logros conseguidos, no de los piques y las discusiones.

    Atentamente

    Abel Ruiz

Deja un comentario